15 dic. 2011

Presencia histórica del Islam en América Latina - El Islam en Argentina

Presencia histórica del Islam en América Latina

Existen diversas investigaciones sobre la llegada de los primeros musulmanes a nuestro continente Americano, indicando algunas de estas una existencia de viajeros precolombinos y documentadas situaciones en las que llegaba los musulmanes en embarcaciones de los conquistadores españoles tras el caída de la civilización Islámica de Al-Ándalus, de la España musulmana (711-1492).
Muchos de los “moros” que fueron expulsados en la etapa de la Inquisición del Imperio Español de la Península Ibérica encontraron sus esperanzas de vida en el “nuevo” continente. El nuevo terreno se vio nutrido por población morisca, como lo testimonian distintos documentos y relatos históricos además de ciertas investigaciones antropológicas muy serias.Gran parte de los tripulantes de las primera embarcaciones eran musulmanes que tuvieron que emigrar.
Una gran parte de los esclavos traídos desde el continente africano profesaban su propia religión y tenían su creencia (Periodo 1518-1873). Es innegable la herencia islámica de dichas raíces. Podemos decir que los musulmanes desempeñaron un Rol muy importante en gran parte de la Edad Media, durante el Renacimiento Europeo, y también tuvo su presencia en América.
Presencia Histórica en el Rio de la Plata.

La comunidad Islámica en Argentina

Hace siglos que la comunidad Islámica tiene presencia en la Argentina. Como otros grupos étnico-Religiosos originados en la etapa migratoria, ha tenido algunas dificultades en testimoniar su propia historia, muchas veces confundida con la historia de la Comunidad Árabe.
La comunidad Islámica en la Argentina (como República) se origino en el marco de la inmigración árabe que llego en el siglo XIX desde Medio Oriente.
Los primeros inmigrantes musulmanes de los que hay registro oficial llegaron de la región de Sham (Siria-Líbano, entre otros ) entre el 1850 y 1860 abandonando la mala situación económica que atravesaban en los territorios administrados por el Imperio Otomano (ya en decadencia).
Una segunda ola de musulmanes arribó entre 1870 y la Primera Guerra Mundial y otra, entre el 1919 y 1926 al consolidarse la dominación colonial europea ( principalmente de Francia e Inglaterra) de los territorios árabes del recientemente desaparecido Imperio Otomano.
Denominación: Musulmanes-Árabes:
Es muy común en Occidente la confusión al identificar a los musulmanes como árabes, y a los árabes como musulmanes. Pero como es sabido son dos términos y conceptos diferentes. Lo árabe hace referencia a un identidad Histórico-Cultural-Geográfica de un pueblo que hoy son varios países del norte de África, península arábiga y resto de medio oriente.
Es por ello que comúnmente a los recién llegados sean estos árabes o no les decían turcos (por el pasaporte de origen)
El ser musulmán es independiente de la nacionalidad, o la identidad cultural a la que pertenezca.
Siendo el Islam, la religión de millones de personas en todo el mundo, de todas la razas, y lenguas.
Es así que encontramos árabes de religión musulmana, pero también que profesan otras creencias como judíos, cristianos (Gente del Libro) o cualquier otra y musulmanes que no son árabes, como los turcos, indios, afganos, indonesios, pakistaníes, bosnios, chinos, entre otros.
En 1872 un funcionario de la Comisión Central de Inmigración mencionaba el arribo de “turcos” (hecho documentado). En 1899 aparecería la mención de “árabe” en los registros y recién en 1920 la distinción entre “turcos”, “árabes”, “sirios”, o incluso “musulmanes” más precisamente. Es decir que al dar crédito a estas clasificaciones debemos tener en cuenta tanto la identidad de los encuestados como el rigor, muchas veces dudoso de los funcionarios (3).
La transformación de los apellidos de los inmigrantes fue muy común, incluso no solo con los árabes musulmanes sino con todos los recién llegados. Esta cuestión, es decir el desempeño de los funcionarios migratorios de ese entonces (luego se mejoraría la capacidad e instrucción de los mismos) llevo a que se registrara a muchos emigrados que no hablaran lengua española con un apellido deformado. Familiares entre sí quedaron separados legalmente en su documentación, incluso hasta nuestros días.
La poca instrucción de los inmigrantes de la última etapa del imperio Otomano, (ya decadente) y la forma en la que se interrelacionaron perfectamente con el resto de la población local contribuyeron a una pérdida de identidad del origen al que pertenecían. Perdida de la herencia cultural familiar (tan importante, especialmente en los árabes musulmanes).
Es decir los hijos y nietos de estos inmigrantes musulmanes que no hablaban la lengua de sus antecesores y que no pudieron recibir instrucción de éstos se formaron a los usos y costumbres del País. Perdiendo su religión y todo rasgo de identidad islámica que tenían (4).
En algunos casos los emigrados buscaron la prosperidad de esta bendita tierra sin preocuparse por el legado cultural ni por la creencia de sus antepasados por lo que sus descendientes perdieron contacto con sus familiares en la región de la cual provenían, el idioma que hablaban y así poco a poco generación tras generación se desvinculó del Islam.
Aun así estos inmigrantes fundaron instituciones en cada rincón del País en el que se asentaron, se esforzaron mas en mantener sus costumbres sociales que en instruir a las nuevas generaciones, la carencia de Mezquitas y Escuelas en este periodo derivo en una orfandad Cultural de muchas familias musulmanas. Un legado de identidad que va mas allá de las costumbres alimenticias o del folklore y las canciones, sino con la Cultura y la Civilización Islámica que hizo grandes aportes a la humanidad.
Según “los registros oficiales” entre 1850 y 1950 arribaron a la Argentina cientos de miles de inmigrantes provenientes de Medio Oriente.
Hubo censos en 1914 que no derivaron en datos fehacientes.
Una cuestión es segura y bien reconocida es que hasta los años 70’ la comunidad más numerosa e importante en el país era la Italiana (principal), seguida de la española (2º en número), la 3º Comunidad más importante en la República Argentina es la Árabe siendo en la actualidad la sexta (muchos de ellos musulmanes).

Nuevas inmigraciones Islámicas

Desde mediados de la década del 90’ y hasta el 2000 se produjeron inmigraciones provenientes del norte de áfrica (Argelia, especialmente) y medio oriente.
Desde el año 2000 y hasta la actualidad llegan desde África meridional nuevos Inmigrantes musulmanes a la república Argentina provenientes especialmente de Senegal, aunque también de otras nacionalidades.
La mayor ola inmigratoria se produjo a principios del siglo XX a causa de la Primera Guerra Mundial, siguió luego con la Segunda Guerra Mundial, que trajeron a esos países inconvenientes en su aspecto económico y social, además de problemas políticos y culturales, los que colaboraron a una mayor inmigración.

La corriente inmigratoria procedente del ex Imperio Otomano la formaban árabes libaneses (gran parte de ellos cristianos maronitas) y sirios, cristianos y musulmanes. Los primeros inmigrantes eran jóvenes campesinos, jornaleros, agricultores y braceros, cristianos y musulmanes que fueron motivados por las noticias que le llegaban de América y además por las ofertas de trabajo que las empresas ferroviarias inglesas y francesas estaban haciendo en sus respectivos países, para realizar labores de jornaleros en el tendido de vías ferroviarias en distintos lugares de Buenos Aires y el interior del país. Llegaban con documentación turca primero, siendo recibidos en el puerto de Buenos Aires por el Consulado Turco, único en aquella época.
Todos ellos se radicaron a lo largo y ancho del país, aunque optaron preferentemente, además de Buenos Aires y Córdoba, por el Noroeste, Noreste (Formosa, Corrientes y Entre Ríos) y Cuyo (San Juan y Mendoza) y parte de la Patagonia.
Las seis provincias del Noroeste argentino: Tucumán, Santiago del Estero, Salta, La Rioja, Catamarca y Jujuy atrajeron al mayor número de árabes. Hasta la llegada de los árabes, estas provincias no habían conocido grandes contingentes migratorios, en comparación con los de Buenos Aires.
Los sirios y libaneses se vincularon en instituciones comunes, motivando a que se les conociese erróneamente como sirio-libaneses. Fueron o son expresión de ello el Banco Sirio Libanés del Río de la Plata (luego transformando en el Banco Crédito Rural Argentino), el Hospital Sirio Libanés de Buenos Aires entre otros.
En el interior del País se formaron instituciones como la Sociedad Árabe Islámica de Mendoza (hoy Centro Islámico de Mendoza), en Córdoba la Asociación Árabe Musulmana entre otras que cuentan con una de las comunidades más numerosas del país luego de Buenos Aires.
En Rosario también existe la Unión Islámica de Rosario que representa las principales actividades islámica locales.
Lo importante a destacar es que tanto en Buenos Aires, como en Mendoza, Córdoba, Santa Fe, y todos aquellos lugares en donde hay Mezquitas y lugares de Oración (Musállah), el acercamiento de Argentinos al Islam es constante y continuo. De allí la necesidad de proyectar actividades para la contención de dichas necesidades.
La comunidad islámica está compuesta en la actualidad por Argentinos fundamentalmente, descendientes de árabes (Siria-Líbano-Jordania-Palestina-iraq-Egipto-Marruecos-Argelia), centroafricanos ( Senegal, Ghana, Sierra Leona), asiáticos (India, Pakistán, Indonesia) entre otros. La afluencia de la población árabe tuvo tal dimensión que actualmente un diez por ciento de la población del país es de origen árabe.
En la región:
Cálculos actuales como el que recientemente publicó el periódico egipcio Al-Ahram indican que hay unos 17 millones de árabes y descendientes de árabes en la región de America del Sur.

Cabe destacar que el crecimiento del Islam es constante pero ni tan vertiginoso como intentan destacar los oportunistas ni tampoco es diminuto.  Es acorde a una presencia historica en la region y con los crecimientos proporcionales al mundo el que hoy vivimos
***********
(1) Pilares del Islam, de la Fe (ver Artículos: www.cciar.com)
(2) En la Argentina en cambio, la mayoría de los descendientes de inmigrantes árabes actualmente es cristiana, mientras que la mayoría de los musulmanes es árabe.
(3) Funcionarios de Inmigraciones, que innumerable cantidad de veces transformaron, y modificaron los nombres y apellidos de inmigrantes, perdiendo los mismos el rasgo de identidad y herencia cultural que disfrutaban
(4) se cuentan por cientos los testimonios que indican que muchos hijos y nietos de musulmanes, veian a estos inmigrante leer un libro (el Corán), hacer las oraciones u otras actividades religiosas sin entender por que

No hay comentarios.: